La franquicia tiene un nivel de supervivencia del 86% frente al 23% de los comercios independientes